Salud, Salud Laboral

Accidentes Laborales de Tráfico

En la actualidad, muchos trabajadores (comerciales, artesanos, conductores, repartidores, taxistas, etc.) conducen, de forma ocasional o habitual, un vehículo para desempeñar su trabajo. Esto les expone a riesgos específicos que las empresas deben de tener en cuenta, sobre todo a la hora de realizar la evaluación de riesgos laborales.

Los conductores están expuestos, muchas veces sin ser conscientes de ello, a riesgos:

  • Posturales.
  • Químicos.
  • Psicosociales.
  • Físicos como vibraciones, ruido o calor.

Pero el riesgo más importante y más frecuente es el de sufrir un accidente de tráfico.

Según un estudio realizado por el Instituto de Seguridad Vial de la Fundación Mapfre los accidentes de tráfico representan:

  • Casi el 40% de los accidentes laborales mortales.
  • El 28,3% de los muy graves.
  • El 18,5% de los graves.

Es por ello que la Fundación Mapfre ha puesto en marcha la campaña “Médicos por la Seguridad Vial”

Además, la probabilidad de fallecer en ellos es 8,3 veces mayor que en otros accidentes laborales, es decir que 600 personas mueren cada año en España en este tipo de accidentes y otras tantas sufren heridas graves o lesiones medulares.

Hay dos tipos de accidentes laborales de tráfico:

Los accidentes “in itinere” son los percances que sufre el trabajador al ir o al volver desde su domicilio al lugar de trabajo. Para que sea considerado como ta:l

  • no debe existir interrupción en el trayecto por motivos personales,
  • debe ocurrir en tiempo inmediato o razonablemente próximo a la hora de entrada o salida del trabajo,
  • en el itinerario habitualmente utilizado por el trabajador.

Los accidentes “en misión” son los que se producen en viaje de servicio ordenado por la empresa. Es decir, en trayectos recorridos por el trabajador por consecuencia de su trabajo,

  • bien habitualmente en el desempeño mismo de sus funciones,
  • bien en cumplimiento de órdenes o indicaciones ocasionales del empresario,
  • cualquiera que sea el medio de transporte.

La Consellería de Economía, Hacienda y Empleo, a través de la Dirección General de Trabajo y Seguridad Laboral y del Instituto Valenciano de Seguridad y Salud en el Trabajo (INVASSAT),  ha diseñado una estrategia de actuación orientada a prevenir los accidentes laborales de tráfico. Segun el director general de Trabajo y Seguridad Laboral, se ha desarrollado, en consenso con los agentes económicos y sociales, para prevenir los accidentes laborales de tráfico al comprobarse la escasa percepción del accidente de tráfico como un factor de riesgo en el entorno laboral.

Entre las acciones llevadas a cabo podemos citar:

  • La Fundación para el Fomento de la Cultura Preventiva de la Seguridad Vial, en colaboración con la Universidad de Valencia, han creado del Simulador de Riesgos Laborales de Tráfico. Este es un sistema pionero y único en Europa que permite la formación in situ de hasta diez conductores al mismo tiempo y con el que se podrá trasladar a los profesionales del transporte el incremento de la percepción del riesgo y el cambio de actitudes. Además, existe la posibilidad de adaptar los contenidos del simulador a las situaciones cambiantes del entorno laboral, a las características especiales de la empresa y a lo que las distintas leyes o directrices dictaminen.
  • La Dirección General de Trabajo ha desarrollado otras herramientas para la prevención de estos accidentes como son un CD en el que se incluye un análisis de las causas de los accidentes “in itinere” y “en misión”, donde establece una serie de recomendaciones para empresarios y trabajadores.
  • Por parte de la Generalitat se ha elaborado el libro titulado “El Accidente Laboral de Tráfico” en el que han colaborado Comisiones Obreras y la Mutua de Accidentes Fremap. Dicho libro trata de analizar los factores que inciden en esta siniestralidad facilitando materiales técnicos y jurídicos y propuestas de soluciones.

¿Cómo podemos prevenir estos accidentes?

Actuando sobre la organización del trabajo planificando los desplazamientos para reducirlos en la medida de lo posible, limitando las distancias a recorrer o utilizando otros medios de transporte.

Actuando sobre los vehículos utilizados procurando que estén en buenas condiciones y que sean adecuados para el trabajo a realizar.

En cuanto al conductor este debe:

  • Poseer el carnet de conducir apropiado.
  • Respetar las normas de circulación,
  • Recibir formación por parte de la empresa sobre el trabajo a realizar.
  • Utilizar el teléfono móvil solo con el vehículo detenido o utilizar un manos libres.
  • Evitar el cansancio ya que las alteraciones del sueño y la fatiga están presentes en el diez por ciento de este tipo de siniestros laborales.
  • Evitar el tabaco y no consumir alcohol o alguna otra droga cuando tenga que conducir.
  • Realizar una alimentación ligera y equilibrada.
  • Tener en cuenta que algunos medicamentos como los utilizados para los resfriados, los antihistamínicos y los psicofármacos no deben consumirse cuando se tiene que conducir.

Dra. Amelia Calot Escobar

Los Accidentes “in itinere”


Primeros Auxilios, Salud Laboral

Primeros Auxilios: Electrocución

La electrocución es un accidente que se puede producir en el medio laboral debida a un contacto eléctrico que hace que la corriente pase por el interior del organismo. Dicha corriente sigue el camino más corto entre el punto de entrada y el punto de salida lesionando todos los órganos que se encuentran en su recorrido.

La gravedad de un accidente eléctrico depende de algunos factores como son:

  • La intensidad de la corriente.
  • La duración y la trayectoria del paso de la corriente por el interior del organismo.
  • La superficie de la zona de contacto.
  • El estado de la piel del accidentado (seca, húmeda, mojada).
  • La naturaleza del suelo.

Las lesiones que se pueden producir son muy variadas:

  • Lesiones cutáneas parecidas a una quemadura.
  • Una lesión hundida en el punto de entrada de la corriente con aspecto de piel curtida y otra en el punto de salida como una úlcera o con aspecto de estallido.
  • Necrosis del tejido muscular.
  • Lesiones cardíacas que pueden producir la muerte por parada cardio-respiratoria.
  • Lesiones pulmonares.
  • Fracaso renal agudo.
  • Lesiones en las vísceras abdominales. Lesiones vasculares como hipertensión.
  • Fracturas y luxaciones. Lesiones neurológicas con convulsiones. Cataratas.
  • Rotura del tímpano.

La muerte puede ser inmediata por asfixia o parada cardio-respiratoria, o tardía debida a las secuelas que producen las lesiones enumeradas anteriormente.

¿Cómo podemos socorrer a un electrocutado?

Es muy importante tener en cuenta que no debemos tocar al accidentado mientras esté en contacto con la corriente eléctrica pues corremos peligro de electrocutarnos también.

Para empezar interrumpiremos la corriente desconectado el fusible o los interruptores y retiraremos al accidentado del circuito eléctrico utilizando un material no conductor que sirva de aislante, es decir, nos colocaremos sobre algún material seco y aislante (alfombra, periódicos, madera, etc.) y con un palo o una silla le empujaremos lejos de la fuente de electricidad. También apagaremos las llamas si existen.

A continuación comprobaremos las constantes vitales del accidentado:

  • Si respira le colocaremos en posición lateral de seguridad.
  • Buscar otras posibles lesiones como hemorragias, shock, fracturas, para tratar primero la lesión más grave.
  • Poner sobre las quemaduras un apósito limpio y estéril.
  • Si no respira o no tiene pulso comenzaremos las maniobras de reanimación cardiopulmonar manteniéndolas el mayor tiempo posible.

Siempre se debe trasladar urgentemente a un centro sanitario a un trabajador que haya sufrido una descarga eléctrica, incluso si no presenta trastornos, para valorar las lesiones internas.

Por otra parte, para prevenir los accidentes eléctricos se deben de tomar las medidas de seguridad apropiadas tanto para las instalaciones eléctricas, como para el material eléctrico, y a nivel individual utilizar los equipos de protección apropiados.

Hay que recordar las cinco reglas de oro propuestas por el INSHT (Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo) para el trabajo en instalaciones eléctricas que son:

  1. Abrir todas las fuentes de tensión.
  2. Bloquear los aparatos de corte.
  3. Verificar la ausencia de tensión.
  4. Poner a tierra y en cortocircuito todas las fuentes de tensión.
  5. Delimitar y señalizar la zona de trabajo.

Es importante actuar con rapidez al socorrer a un electrocutado ya que es determinante para su recuperación.

Dra. Amelia Calot Escobar

Otras Cosas

Refranes Modernos

“El que madruga… encuentra todo cerrado”

“No robes… los políticos odian la competencia”

“Amor de lejos… felices los cuatro”

“Caballo regalado… tiene que ser robado”

“Hazlo bien… sin mirar con quien”

“Detrás de todo hombre que triunfa… hay una mujer sorprendida”

“Cuando un millonario pasa a mejor vida… sus herederos también”

“El amor es ciego… solo el matrimonio puede devolverte la vista”

“El trabajo en equipo es esencial… te permite echarle la culpa a otro”

“Mas vale prevenir… que amamantar”

“El que ríe último… no entendió el chiste”

“Hay un mundo mejor… pero es carísimo”

“Hay 2 palabras que te abrirán muchas puertas… tire y empuje”

“Todo tiempo pasado… fue anterior”

“Pez que lucha contra la corriente… muere electrocutado”

“Yo no sufro mi locura… la disfruto a cada momento”

“Si un pajarito te dice algo… debes de estar loco pues los pájaros no hablan”

“Tener la conciencia limpia… es síntoma de mala memoria”

“Si la montaña viene hacia ti… corre, es un terremoto”

“Lo importante no es saber… sino tener el teléfono del que sabe”

“Los honestos… son inadaptados sociales”

“Felices los que nada esperan… porque nunca serán defraudados”

“Lo triste no es ir al cementerio… sino quedarse”

“No soy un completo inutil… al menos sirvo como ejemplo”

Salud, Salud Laboral

Síndrome Postvacacional (II)

Continuamos con el Síndrome Postvacacional viendo cual puede ser la mejor manera de prevenir su aparición.

Hay algunas estrategias personales que nos pueden ayudar a evitarlo:

  • Intentar establecer un período de readaptación a la vuelta de las vacaciones, para ello es más recomendable  regresar unos días antes de la reincorporación laboral, en estos días debemos volver a nuestros hábitos o abandonar aquellos que hayamos adoptado durante las días libres, como acostarnos más tarde o dormir la siesta. El objetivo de esta progresiva vuelta a la vida cotidiana es evitar que la reincorporación sea brusca.
  • Si es posible, repartir las vacaciones a lo largo del año o en dos periodos. Aunque dejemos la mayor parte para el verano siempre es bueno tener unos días para planear escapadas y otras actividades que nos sirvan de válvulas de escape a lo largo de todo el año.
  • Aunque durante las vacaciones nos acostemos más tarde, es importante volver a los horarios habituales para dormir al menos 7 u 8 horas y garantizar un buen descanso.
  • Seguir una dieta sana y equilibrada que proporcione todos los elementos indispensables en nuestra alimentación nos ayudará a superar el regreso.
  • Buscar momentos para llevar a cabo nuestras aficiones y hobbies durante todo el año (por ejemplo los fines de semana) y no sólo en verano.
  • Procurar no idealizar las vacaciones, prepararlas bien y utilizarlas para “desconectar” completamente del trabajo.
  • También pueden ayudar las técnicas de relajación como son el yoga o la meditación.El entorno de trabajo también es  fundamental en la aparición del síndrome. Hay que intentar:
  • Mejorar la relación y comunicación con jefes, colaboradores y compañeros para hacer más llevadero el proceso de adaptación al regreso.
  • Una vez incorporados a nuestro puesto de trabajo intentaremos incrementar progresivamente la actividad laboral de manera gradual ya que nuestro rendimiento irá aumentando en un par de días. Esto tiene como objetivo el evitar que la reincorporación a la vida laboral sea brusca.

Los investigadores del departamento de Personalidad, Evaluación y Tratamiento Psicológico de la Universidad de Granada recomiendan “evitar darle demasiada importancia” a este malestar, y afrontar la vuelta al trabajo “como una nueva etapa llena de otros momentos gratificantes”. Pensar que los síntomas  desaparecen normalmente en un par de semanas.

Si a pesar de todo lo anterior aparecen síntomas, la consulta con un médico nos aportará la ayuda necesaria para superarlo, incluso, en algunos casos de ansiedad o de insomnio, con fármacos. En casos extremos puede ser recomendable el empleo de antidepresivos.

Por otra parte, según explica el Departamento de Psicología Social de la Universidad Complutense de Madrid, las empresas podrían disminuir la incidencia del síndrome postvacacional  con medidas que aumenten la motivación del trabajador, lo que le permita identificarse con su trabajo y disfrutar de él.

  • Fomentando el respeto entre el personal.
  • Potenciando el compañerismo y el trabajo en equipo.
  • Mejorando la comunicación entre jefes y empleados.
  • Posibilitando la participación de todos los trabajadores en la toma de decisiones.

Recordar que ante todo debemos mantener una actitud positiva, y ver la vuelta al trabajo como un reencuentro con la normalidad, pensando que en unos días habremos recuperado nuestro ritmo de trabajo.

Para terminar una cita de Perez Galdós: “Dichoso el que gusta las dulzuras del trabajo sin ser su esclavo”. Y otra de Voltaire: “Le travail éloigne de nous trois grands maux: l’ennui, le vice et le besoin” (El trabajo aleja de nosotros tres grandes males: el aburrimiento, el vicio y la necesidad).

DEDICADO A TODOS LOS QUE EN ESTE MOMENTO TENEMOS LA SUERTE DE TENER UN TRABAJO.


Vídeo “El síndrome postvacacional no existe”


Otras Cosas

El hombre del café

Intenta encontrar al hombre en la foto en solo 3 segundos…              O calcula cuanto tardas en hacerlo

¿Lo has encontrado en menos de 3 segundos?  Enhorabuena.

Si no, según el tiempo que se tarda en encontrarlo,  se puede concluir:

Menos de 3 segundos: Tu cerebro está excepcionalmente más desarrollado que el de las personas normales.

Entre 3 y 7 segundos: Tu cerebro tiene un desarrollo superior al normal.

Entre 7 segundos y 1 minuto: Tu cerebro tiene un desarrollo normal.

Entre 1 y 3 minutos: Tu cerebro reacciona con cierta lentitud. Puede ser de gran ayuda añadir un poco más de proteína a tu dieta.

Más de 3 minutos: Tu cerebro es muy lento. Una buena sugerencia es el ejercicio mental, practicando con más diseños de este tipo para desarrollar esta zona del cerebro.

Salud, Salud Laboral

Síndrome Postvacacional (I)

Ya ha llegado Septiembre, se acabaron, para la mayoría, las vacaciones. Después de un período en el que hemos podido pasar más tiempo con la familia y amigos, descansar, viajar, etc, hay que volver a la rutina, al trabajo…

Durante las vacaciones nuestros horarios se relajan, nos liberamos de las ataduras habituales y nos olvidamos de nuestros problemas y responsabilidades laborales pero al regresar, estos siguen allí, lo cual nos obliga a una vuelta a la realidad. Esto puede desencadenar en algunas personas lo que los psicólogos conocen como “síndrome post-vacacional” o SPV, que se podría definir como un estado de malestar genérico en el individuo debido a su incapacidad de adaptación al trabajo tras acabar las vacaciones.

Este término aún no ha sido reconocido por la Psiquiatría clínica, aunque  el interés que despierta va en aumento. Según un estudio realizado por un grupo de psicólogos del departamento de Personalidad Evolutiva y Tratamiento Psicológico de la Universidad de Valencia, el 35 por ciento de los españoles con edades comprendidas entre los 25 y los 40 años lo sufrirán.

Una explicación para su aparición es que durante las vacaciones el ritmo de vida sufre un cambio importante con modificaciones de los horarios de descanso y de comidas. La vuelta a la rutina laboral supone un cambio brusco para nuestro organismo que puede necesitar de un período de adaptación más o menos importante que puede llegar a desencadenar alteraciones. Este periodo de adaptación suele durar entre 7 y 15 días.

Para algunos especialistas en neurología este es un síndrome complejo que puede llegar a convertirse en una depresión en las personas que tengan predisposición a padecerla. Según ellos explican, “cuando regresamos de un descanso, la red de neuronas está atrofiada para realizar las tareas que antes se hacían con facilidad porque no se encuentran engarzadas de la manera más óptima”, por lo que hacen falta unos días para recuperar la normalidad.

Pero, ¿Quienes tienen más facilidad para padecerlo? En principio cualquiera de nosotros puede notar durante los primeros días de la vuelta al trabajo una “nostalgia” de los días pasados en vacaciones, sin que esto llegue a ser patológico. Los síntomas aparecen, sobre todo, en:

  • Trabajos con alto nivel de estrés como médicos, profesores, directivos, etc.
  • En trabajadores que por cualquier circunstancia tengan rechazo a su trabajo o sufran “burnout” o alguna otra psicopatología laboral.
  • Los especialistas indican que el síndrome postvacacional lo sufren más las personas que ya tenían problemas laborales antes de las vacaciones.

Según investigadores del departamento de Personalidad, Evaluación y Tratamiento Psicológico de la Universidad de Granada, la vuelta a la rutina puede provocar síntomas físicos y psicológicos. Explican que “normalmente, cuando el síndrome post-vacacional, también llamado prelaboral, se manifiesta físicamente no es más que una somatización de un malestar psíquico”, esto es, que las manifestaciones físicas son solo un reflejo de las psicológicas.

Entre los síntomas físicos pueden aparecer:

  • cansancio,
  • fatiga,
  • falta de apetito,
  • somnolencia, taquicardia,
  • dolores musculares,
  • molestias en el estómago,
  • sensación de falta de aire, etc.

Y, entre los síntomas psíquicos podemos encontrarnos:

  • falta de concentración,
  • insomnio,
  • irritabilidad,
  • nerviosismo,
  • inquietud,
  • tristeza y desmotivación,
  • indiferencia, etc.

Suelen durar entre 7 y 15 días, pero, si persisten, puede tratarse de una depresión.

Todos estos síntomas pueden desencadenar un aumento del absentismo laboral, falta de concentración y eficacia en las tareas. La Asociación Nacional de Entidades Preventivas Acreditadas (ANEPA) ha detectado un aumento importante de casos de esta dolencia y asegura que suele traducirse en: “un descenso del número de tareas realizadas y de la calidad con la que éstas se hacen”.

Un  grupo que no sabe lo que es la depresión postvacacional es el de los adictos al trabajo o workaholic, formado por  aquellas personas incapaces de desconectar de sus obligaciones laborales y que están deseando que acaben las vacaciones.

En otro srtículo veremos la forma de prevenir la aparición de este síndrome tanto a nivel personal como a nivel de empresa.