Otras Cosas

Halloween: Jack-O’-Lantern

Este año he decidido hacer una Jack-O’-Lantern, esto es una calabaza iluminada para la noche de Halloween que aterrorice a los espíritus.

Os voy a explicar como la he hecho, el problema es que mucho miedo no da, más parece una calabaza de buen rollo. Hoy va a ser un post DIY (hágalo vd. mismo).

He utilizado:

  • Una calabaza, la mía era un poco pequeña y cuesta más tallarla, lo mejor una mediana.
  • Papel y rotulador para hacer la plantilla
  • Un cuchillo que corte bien
  • Una cuchara
  • Un cuenco
  • Un punzón
  1. Protege la mesa con papel, plástico, etc. Coloca encima la calabaza. Con el cuenco y el rotulador marca la parte superior en redondo.
  2. Con el cuchillo ligeramente inclinado corta el contorno que habías marcado. Esto es así para que la tapa al final no se caiga dentro de la calabaza.
  3. Levanta la tapa cortada y empieza a vaciar el interior de la calabaza hasta que quede muy limpia.
  4. Coge la plantilla que tendrás preparada y donde habrás dibujado una cara terrorífica o, bien, píntala directamente sobre la calabaza. Sujeta la plantilla con papel cello.
  5. Con el punzón marca los bordes de la cara.
  6. Retira la plantilla.
  7. Con el cuchillo y con cuidado de no cortarte ni pasarte del dibujo, recorta la cara en la calabaza.
  8. Limpia bien los bordes recortados para que se vean aseados.
  9. Coloca en el interior una vela.
  10. Enciende la vela y…ya tienes tu calabaza iluminada para la noche del 31 de Octubre.enlight4

A los niños les encantará ayudarte a realizarla, recordaros que no se les puede dejar solos con las tijeras y el cuchillo, esto es importante.

Otras Cosas

Halloween

Halloween se celebra el 31 de Octubre y tiene su origen en una festividad Celta conocida como Samhain, que en irlandés antiguo significa fin del verano. En el Samhain se celebraba el final de la temporada de cosechas  y era considerada como el “Año Nuevo Celta”, que comenzaba con la estación oscura. También era un momento para hacer balance de los suministros de alimentos y el ganado para prepararse para el invierno. También tiene su origen en la Fiesta cristiana de todos los Santos.

Los antiguos celtas creían que la línea que une a este mundo con el Otro Mundo se estrechaba con la llegada del Samhain, permitiendo a los espíritus (buenos y malos) pasar a través. Los antepasados familiares eran invitados y homenajeados mientras que los espíritus dañinos eran alejados. Se cree que el uso de trajes y máscaras se debe a la necesidad de ahuyentar a los espíritus malignos.

En esa noche los espíritus visitaban las casas de sus familiares,  los aldeanos debían poner una vela en la ventana de su casa por cada difunto que hubiese en la familia. Si había una vela en recuerdo de cada difunto los espíritus no molestaban a sus familiares.

En 1840 los inmigrantes irlandeses llevaron esta fiesta  a Estados Unidos, donde quedó fuertemente arraigada.   Fueron ellos quienes difundieron la costumbre de tallar los “Jack-o’-lantern” (calabaza hueca con una vela dentro), inspirada en la leyenda de “Jack el Tacaño” .

A partir de 1921 la fiesta comenzó a celebrarse de forma masiva. Ese año se celebró el primer desfile de Halloween en Minnesota y luego le siguieron otros estados. La fiesta adquirió una progresiva popularidad sobre todo en Canadá, EEUU, Irlanda y Gran Bretaña aunque en los últimos años se está extendiendo a otros paises de Europa.

El famoso Truco o Trato (en inglés “Trick-or-treat”) es una leyenda popular de origen celta según la cual no solo los espíritus de los difuntos eran libres de vagar por la Tierra la noche de Halloween, sino toda clase de seres. Entre ellos había uno terriblemente malvado que iba de casa en casa pidiendo “truco o trato”. La leyenda asegura que lo mejor era hacer “trato”, ya que de no pactar con  él usaría sus poderes para hacer “truco”, que consistiría en maldecir la casa y a sus habitantes. Como protección surgió la idea de crear en las calabazas formas horrendas, para así evitar encontrarse con dicho espíritu.

En la actualidad, los niños se disfrazan y pasean por las calles pidiendo dulces de puerta en puerta. Después de llamar a la puerta pronuncian la frase “truco o trato”, “truco o dulce” o “travesura o dulce” (proveniente de la expresión inglesa trick or treat). Si los adultos les dan caramelos, dinero o cualquier otro tipo de recompensa, se interpreta que han aceptado el trato. Si por el contrario se niegan, los chicos les gastarán una pequeña broma, siendo la más común arrojar huevos o espuma de afeitar contra la puerta.

Parece que el recorrido infantil en busca de golosinas tiene relación con la tradición neerlandesa del 11 de Noviembre de la Fiesta de San Martín, en la que los niños, después de oscurecer efectúan un recorrido de casa en casa portando linternas de papel. A la puerta de cada casa los niños interpretan una breve canción típica de la festividad  siendo recompensados por los habitantes de la vivienda con golosinas o frutas.

Bueno, a disfrazarse y a celebrar Halloween, a ver que tal…

En este enlace al diario El Mundo podéis encontrar planes para todos Los Santos, como dormir en un cementerio, cacerías de fantasmas en York, estancias en casas rurales terroríficas y más…

Tim Burton. This Is Halloween